ciento noventa y cuatro

Una mujer en una isla.
No ha llegado a naufragar.
no ha llegado a partir.
caza sueños en los que cena
banquetes inmensos de fantasmas.

Escala la soga
roza el cielo con la punta de sus dedos
siente la humedad de las nubes
se adhiere para siempre en su recuerdo

Eterno y fugaz lunes

12032018

Durante mi clase de yoga no dejaba de pensar en cosas que tenía pendientes como sentarme aquí a escribir. Iban y venían por mi mente pensamientos y me sentía incapaz de controlarlos. Me imaginaba en otros lugares y tiempos haciendo tareas de muy diversa índole. Que rotunda suena esta expresión. Tan rotundo como el problema. Continuar leyendo “Eterno y fugaz lunes”