Vistas desde el camino del inca.

Camino del Inca y ruta de Maragua a las huellas de dinosaurio en Niñu Mayu.

Estando en Sucre (Bolivia) nos acercamos a buscar información sobre qué ver a la primera oficina de turismo que encontramos. Resultó ser un local de los estudiantes de la universidad de Turismo dónde los jóvenes en prácticas informan y organizan tours. En la oficina estaba Jessica quién nos atendió y nos listó varios lugares de interés imprescindibles para ver en Sucre. Antes de irnos nos ofreció hacer una ruta: El camio del Inca, el cráter de Maragua y visita a la huellas de dinosaurios (Niñu Mayu). 

EL tour incluía guía, transporte y comida. Costaba 700 bolivarianos, alrededor de 80 euros.  Nos pareció un poco caro así que quedamos en pensarlo y llamarle por teléfono antes de la hora de comer. Teníamos que llamar por teléfono porque dependía de nosotros si se organizaba el tour o no. Sólo se organiza cuando tienen número (4 o 5 personas) y justo había dos personas de paso por Sucre que estaban interesadas en realizarlo. Jessica no podía asegurarnos cuando volvería a formarse grupo y nosotros no teníamos claro que día partiríamos a Potosí y a Uyuni con lo que aunque nos pareció un poco caro no queríamos arriesgarnos a perder la oportunidad de verlo. Conseguimos localirzarle por teléfono y concretamos que saldríamos a las 6 o 7 de la mañana de Sucre.

A la hora convenida apareció el coche con Jessica, otro compañero estudiante de turismo de sucre y el conductor. Pasamos por dos albergues y recogímos a una mochilera de Chile y a una chica de Cochabamba, Bolivia.

En coche dejamos Sucre y nos dirigimos al Santuario de Chataquila, una pequeña ermita prehispánica en la Cordillera de los Frayles, a la que se peregrina y se depositan ofrendas, y desde la que parte y desciende el camino de los incas hasta Chaunaca. La carretera de Sucre a Chataquila es de tierra y estaba en obras, con monticulos de arena por los que el 4×4 tenía que hacer malabares para sobrepasar. Nos llevo su tiempo hacer el corto trayecto que separa Sucre del territorio de la comunidad Jalq’a, que pese a estar tan cerca de la ciudad mantiene sus tradiciones.

Chataquila_bolivia

Vistas desde Chataquila y carretera por la que llegamos al Santuario.

En Chataquila comienza nuestra ruta a pie por el Camino prehispánico también conocido como Camino del Inca o de los antiguos Chasquis. Los chasquis eran los mensajeros incas que transportaban las noticias. Se tardan 2-3 horas aproximadamente en recorrer los 6 km de sendero. La mayor parte es de dificultad baja, todo en descenso y bastante bien conservado.

Comienzo del camino  del Inca o camino prehispánico.

Comienzo del camino del Inca o camino prehispánico. 2-3 horas de duración. 6 km de descenso fácil en el 90% de la ruta desde Chataquila.

 

Comienzo del camino del inca. Chataquila a Chaunaca.

Las vistas desde el sendero son muy muy recomendables. Y en algunos tramos se atisba a ver un poco de Maragua y su “cráter”.

 

La mayor parte del sendero es fácil de recorrer. En otras solo hay que tener un poco de cuidado.

La mayor parte del sendero es fácil de recorrer. En otras solo hay que tener un poco de cuidado.

Durante el descenso no nos encontramos a nadie. Los 6 disfrutamos de todo el camino para nosotros. No soy muy amiga de los tours pero al ser un grupo pequeño tanto Jessica, la guía, como su compi, que eran estudiantes en prácticas, más que guías se convirtieron en compañeros de viaje con  los que conversar durante todo el camino.

Llegando a su fin.

Llegando a su fin.

Al llegar al final del camino nos esperaba el 4×4 para llevarnos a Maragua. Un poco antes de llegar al centro del pueblo paramos el coche para tener una visión de Maragua, o Marawa en la lengua local.

El cráter de Maragua no es tal, es como un gran plato que guarda en su interior el centro del pueblo. Un plato con laderas que ondulan en semicírculos de diferentes tonalidades marrones con un centro de tonos morados.

Vistas de Maragua

Continuamos en coche hasta el centro de Maragua para desde ahí comenzar la ruta a Niñu Mayu. Dejamos el coche enfrente del albergue comunitario y aprovechamos para comer un poco de chocolate y frutos secos que llevábamos.  Estiramos las piernas y contemplamos el centro del pueblo. Un centro formado por un colegio, el albergue comunitario y un par de casas.

La zona de la ermita de Chataquila, Chaunaca (dónde acaba el camino del Inca), Maragua y Potolo (población cercana a las huellas de dinosaurio) pertenecen al distrito 8 de Sucre. Distrito que se caracteriza por estar poblado por la comunidad Jalq’a, una comunidad indígena que a día de hoy mantiene sus tradiciones y modo de vida. Desde el gobierno municipal de Sucre se busca mantener las tradiciones indígenas y mejorar sus niveles económicos desarrollando el turismo. De ahí que la población de Maragua cuente con un albergue comunitario. En el albergue hay baños, cocina, sala y varios catres.

Albergue comunitario.

Escuela en Maragua

Escuela en Maragua. La lengua materna de la comunidad Jalq’a es el Quechua. En el colegio se les enseñan también español.

Una vez “descansamos” comenzamos la marcha a Niñu Mayu. Sin saber a cuánta distancia estaba, ni qué tipo de senderos eran. Ingenuos de nosotros pensabamos que la ruta “dura” era el camino del Inca y que las huellas de dinosaurios estarían cerquita del pueblo.

Salimos del centro del pueblo, que estaba lleno de niños ya que era la hora del recreo, y cruzamos el cauce seco del río. Comenzamos el ascenso de las laderas. En el trayecto nos encontramos con varios campesinos y un par de obreros que estaban trabajando en una carretera. A todos Jessica les regalaba un puñado de hojas de coca.

El ascenso se nos hizó complicado. La ladera parecía no tener fin y cada vez estaba más inclinada. Pero el mayor problema era el cansancio que arrastrábamos y que el sol estaba en su peor momento y nos era imposible seguir a nuestra guía que marcaba un ritmo demasiado rápido.

Al llegar a la cima almorzamos unos sandwiches y descansamos un rato apreciando las vistas de Maragua y observando como unos buitres sobrevolaban sin dar tregua a unos perros flacos y a las ovejas que había en la zona.

Cruzando el río de Maragua

Cruzando el río de Maragua

 

Vistas de Maragua desde la colina

Vistas de Maragua desde la colina

Normalmente el tour se ofrece en dos días. Por un lado se organiza el recorrido del camino del Inca y la vista de Maragua y otro día se organiza la ruta hacía las huellas de dinosaurio a Niñu Mayu (Bien en transporte desde Sucre a Potolo o bien desde Sucre a Maragua). Pero eso no lo supimos hasta que acabo el día…

Por delante teníamos 7 km de ida y otros 7 de vuelta. Claro que… eso tampoco lo sabíamos.

La ruta para llegar a Niñu Mayu es más complicada que el camino del Inca, no hay un sendero trazado y con indicaciones sino que sigues el sendero creado a base de ser recorrido por la gente. Lo difícil son las partes inclinadas y estrechas. La altura no ayuda demasiado. Recuerdo que todos a excepción de Jessica íbamos desfalleciendo por momentos y con las manos hinchadas.  Menos mal que el paisaje, con su mezcla de colores, era realmente espectacular.

Camino a Niñu Mayu

Camino a Niñu Mayu

Cuando llegamos por fin a la colina en la que estaban las huellas fuimos a hablar con un campesino que estaba acostado debajo de la única sombra. Era el encargado de vigilar las huellas y registrar el nombre y procedencia de los turistas. Apuntaba meticulosamente su nombre en una libreta de anillas. ¡Había alrededor de 100 huellas o más! Y sus formas se apreciaban perfectamente.

Estuvimos un rato descansando con el guarda, comimos unas chocolatinas, nos emocionamos con las huellas, tomamos fotos y vuelta a Maragua.

Pensábamos que el coche vendría a buscarnos pero estábamos equivocados. Por delante teníamos de nuevo una difícil caminata. Díficil por el estado en que nos encontrabamos. Es una caminata preciosa y de dificultad media pero el calor, el sol, el ritmo que nos marcaba Jessica, el madrugón, la altura, el viaje en el coche por esas carreteras, el haber recorrido ya el camino del inca… reconozco que no estábamos en muy buenas condiciones.

Huellas de dinosaurio en Niñu Mayu

Huellas de dinosaurio en Niñu Mayu

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el camino de regreso nos encontramos con varios niños que subían corriendo las colinas desde sus casas para vendernos pulseras o fósiles. Fuimos conscientes del camino largo y complicado que tienen que recorrer cada día para ir a la escuela. Una niña nos contó que tardaba dos horas andando cada día.

Al llegar a Maragua fuimos al albergue comunitario donde nos habían preparado un buen plato de pasta con carne para recuperar fuerzas.

Después de comer fuimos a casa de una campesina Jalq’a para que nos mostrase como elaboran sus tejidos típicos. Dependiendo de la comunidad y de la zona de Bolivia elaboran tejidos con unos colores y motivos o otros. Los jalq’a usan tonos oscuros, rojos y negros y realizan dibujos surrealistas relacionados con los sueños y la muerte. No son motivos geométricos sino personajes del infierno y animales imaginarios o reales que mutan con partes de otros animales. Tejidos que dan vida a seres imaginarios que ellas dominan, sacan a la luz y sus manos ordenan dentro del caos.

Campesina jalq'a tejiendo

Campesina jalq’a tejiendo

Después de un rato con la caserita nos fuimos en coche a contemplar la Garganta del diablo. Una cueva que da a una cascada con más de 200 metros de caída y que se asemeja a una gran boca en la que se realizaban ofrendas. Las cuevas, las grutas, los quebrados, son zonas cargadas de gran simbolismo para los jalq’a pues son conexiones con el inframundo.

Garganta del Diablo. Maragua

Garganta del Diablo. Maragua

Estaba anocheciendo y se nos estaba haciendo tarde. En teoría tendríamos que estar de regreso en Sucre a las 16 pero habíamos visto en un día lo que generalmente se ve en dos. Hicimos el viaje de vuelta, ya de noche, por las mismas carreteras de tierra en obras. No recuerdo el tiempo que nos llevó pero finalmente llegamos a Sucre.

Realmente mereció mucho la pena la excursión.

 

Recomendaciones para el camino del Inca y la ruta de Maragua a Niñu Mayu: protector solar, gorra, zapatilla de trecking y ropa de abrigo. Frutos secos, chocolate, agua y algo de dinero cambiado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *