ciento noventa y dos

estoy en la oficina. es como el tedio tras la pecera. estar aquí mirando, solo mirando, el tiempo. están colocando las mareas y yo no. bajo la ciudad duerme Umberto el día. y yo tengo ganas de sudar. aguardo la noche como las piedras y los peces. mi piel es mar y el pie derecho aún marca una canción de jazz. me he despertado fuera. firmé la paz con falso aroma de café. para no negar al espejo huí. solo quiero buscar la noche en las sombras de la luna. y resulta que ahora son dos. o una y casi una. la vida está llena de sorpresas, dicen. también dicen que es verano pero solo noto el peso del agua. intuyo el vidrio en mi cabeza.

sombras rio de la pila

ciento noventa y uno

Solo queremos la noche

Sin dejar rastro como La Orden de Toledo. Reflejando siluetas y cenando caracoles los movimentistas de la ciudad bailan con las sombras.

No esperan de la noche nada más allá que vivirla como venga. Calle arriba o abajo. En las puertas de los bares cerrados, en la barra del Rvbicón, en los parques luminosos, en las cuestas o en los paseos junto al mar.

Continue reading

ciento noventa

Encontré nueva york cuando no buscaba

Lejos de la 5 Av. Lejos de los luminosos. La ciudad fuera de brodway y los levis baratos. La ciudad al margen de los flashes al toro dorado.
La encontré lejos de su estatua. Muy lejos o no tanto.

En las corbatas que transitan de la oficina al carrito y del carrito a la oficina. En los turcos, los indios, los latinos que facilitan su vida. En los jardineros, las profesoras, los cajeros. Continue reading

ciento setenta y seis

24 de abril y está vez te tocan 24.
¿Sabes? hace un montón que no comemos gusanitos juntas pero no tanto desde la última que fuimos al zoo. Ni desde la última que nos reimos, si más desde que lloramos.
Desde tus diecinueve hemos seguido viviendo, cómo no, y sintiendo. Hemos aumentado considerablemente nuestra lista de vivencias y experiencias, las cosas de hacerse mayor.
Desde tus diecinueve hemos aprendiendo a cocinar, a leer mejor los mapas, a convivir más. Hemos aprendido secretos madrileños, recorrido bares y bibliotecas. Hemos celebrado graduaciones, fines de carreras, comienzos de master. Hemos pasado estres y descansos de balcón. estrenado piscinas, sobrevivido a rupturas.
Desde tus diecinueve hemos pasado miedo juntas perdidas en algún andén de tren, en noches de guardia sin dormir. Hemos recorrido, andado, sudado y viajado. desde tus diecinueve seguimos añorando las vacaciones de verano, los trenes, los aviones, los planes  y los improvisados. Hemos alineado nuestro corazón, y hemos despedido con dolor.
Desde tus diecinueve parece que no, pero han pasado muchas cosas. sigues siendo la misma aunque más tu y menos todos. sigues siendo la misma aunque llena de pedacitos nuevos. Ahora tienes un gofre belga de fresas y plátano, un tranvia en lisboa,  una mora del camino, un mochilero de hostel. Tienes un avión con helices y un vistazo a la historia, tienes una ruptura y un encuentro, mas libros, mas kilometros. Tienes una colección de mapas y algunas recetas, tienes varias navidades y alguna perdida. Tienes más sueños y alguna mudanza, tienes un limonero y una hoguera en la playa, un periscopio, un apaño y alguna vez sigues de vez en cuando teiqueando alguna foto. y por suerte aparezco a tu lado.