mi cv

Un buen día de septiembre del 2004 me instalé en madrid, en una residencia de monjas muy agradable que eligieron mis padres mientras yo estaba de viaje iniciático en Paris. Tenía 18 años.

Comencé entonces mis estudios de Ciencias Políticas, con mi plan de futuro en mente: acabar y realizar un segundo ciclo en ciencias orientales, de ahí que estudiase un año de chino y un verano japonés. Pero esa es otra historia, una historia que se quedo inconclusa (por ahora).

Comencé Ciencias Políticas en la Complutense trás dudar entre cosas como filofosía, publicidad, historia del arte, bellas artes.. carreras a la que podía acceder desde mi bachiller de humanidades.

Alto en el camino. ¿Humanidades? Si, a pesar de los intentos de mi tutora de trazar mi camino por la ciencia y la tecnología mi curiosidad adolescente me hizó acabar en una clase con 5 alumnos… Y aunque dejé las ciencias, que siempre se me dieron mejor, estudie con más esfuerzo latín, griego, arte, psicología, historia, filosofía, literatura… y no estuvo mal. Tuve profesores excelentes en filosofía, en arte, latín y griego. Y me enseñaron que muchas veces tu mundo depende del prisma.

Las ciencias políticas me sirvieron para profundizar este concepto. Leer y releer teorías de pensadores, filósofos, sociólogos, economistas, politólogos, señores todos con distintas visiones, conceptos, paradigmas te ayudan a comprender la importancia de las estructuras, del lenguaje, del entorno…

En políticas madure mi capacidad crítica, y adquirí la capacidad de estudiar el entorno y las relaciones que en él se establecen. Me enamoré de asignaturas como cooperación al desarrollo, filosofía política, antropología o investigación con medios audiovisuales.

Pero en segundo de carrera asumí lo que ya intuía. Me faltaba afición, había realizado dos cursos y me resultaba todo muy enriquecedor pero no veía mi futuro ligado al de mis compañeros. Echaba demasiado de menos aportar algo más creativo aún, algo que no se basase principalmente en estudiar autores, leer e investigar. Seguía pensando en arte, publicidad, fotografía. Y al final arriesgué. Aposté por la publicidad que fue mi descarte frente a politicas y decidí compaginarlo.

Así en octubre del 2007 empecé a compaginar mis clases de Políticas en Somosaguas con las de Publicidad en la complutense. Tan fácil como vivir permanentemente en la universidad. Mañana un grupo, tarde otro. sobreviví y aquí estoy. Una publicista que no puede olvidar su corazón de politóloga.

Somosaguas te marca, y su facultad te enriquece. Ciencias de la información te forma, te enseña, pero le falta el alma que tiene somosaguas o quizá yo no se lo supe encontrar. Las ganas de cambiar el mundo, de mejorar las cosas, la energía de sus profesores, la pasión de sus alumnos son cosas por las que nunca me arrepentiré de haber estudiado políticas.

Acerté con publicidad y aprendí más comunicación y relaciones públicas de lo que hubiese imaginado. Las Relaciones Públicas no son el apellido de la carrera. Son la mitad de la carga lectiva y menos mal porque no me imagino sin haber tenido asignaturas tan grandes como comunicación interna, imagen, relaciones públicas, protocolo, comunicación corporativa…

Acabé políticas y tuve más tiempo libre así que empece a hacer prácticas en un departamento de comunicación en el que después me contrataron. Al acabar publicidad tuve la suerte de poder hacer un master en ICEMD-ESIC en algo que desde niña me apasionó: internet.
Parecía la combinación perfecta, y lo era: marketing en internet y publicidad digital.
Estrategia, creatividad en internet, seo, sem, social media, analitica, email marketing, display, e-commerce… tantas cosas nuevas! Con el master llegó el gusanillo por enfocarme más en el online y surgió la oportunidad de cambiar de ciclo. Salí de mi zona de confort, arriesgué y empecé a  marketinear para Vocento en infoempleo.com y avanzaentucarrera.com

En Infoempleo aprendí mucho de mis compañeros y lo importante que es ser un Equipo.  3 años en el portal dan para mucho… La aventura diaria de conseguir resultados sin grandes presupuestos es realmente enriquecedora ¡Exprimes tu creatividad al máximo!

Como no puedo estarme quieta y me gusta alimentar al monstruo de la curiosidad que llevo dentro al acabar el master de online, empecé con uno de diseño web al que asistía al salir de trabajar. Ya estoy pensando que será lo próximo.

Recientemente me he trasladado de nuevo a mi tierra, Cantabria, para involucrarme en un proyecto que me ha seducido. Como buena seguidora de la gente creativa y de las ideas no podía dejar pasar la oportunidad de trabajar en el apoyo de los emprendedores. Valientes que apuestan por llevar a cabo sus ideas. Así que aquí estoy, gestionando la comunicación del programa YUZZ “Jóvenes con Ideas” que dirigimos desde el CISE con la colaboración de Santander Universidades.

 

por cierto, nada de esto hubiera sido posible sin el apoyo de mi familia ;)